Las compañías reducen el uso de la deuda bancaria entre

14 March 2016

Las empresas, a pesar de la apertura del grifo crediticio, han reducido el uso de la financiación bancaria para crecer en los últimos años. De hecho, en la actualidad es la tercera vía a la que recurren las sociedades para impulsar sus resultados, según un estudio elaborado por Bravo Capital.

El informe analiza la evolución de 1.140 sociedades que tienen ingresos superiores a un millón de euros y que han acumulado aumentos de los mismos superior al 10% anual entre 2010 y 2014.

Del documento se desprende que las empresas que más crecen son las que mayor tamaño tienen y que la principal fuente de financiación se consigue a través de los proveedores, manteniéndose en torno al 40% sobre los activos totales.

En segundo lugar se encuentran los socios, que son los que han tenido que colocar más recursos para capitalizar las empresas y poder afrontar los proyectos de negocio, pasando del 24,4% al 32,9% sobre el conjunto de los activos. Por su parte, la deuda financiera apenas representa el 23,4% del patrimonio frente al 29,7% de cinco años antes.

En 2014, cuando el crédito estaba ya abierto por completo y las entidades comenzaron su pelea por el segmento empresarial, la financiación bancaria disminuye varias décimas.

El estudio señala que esta situación "se debe principalmente al crecimiento rentable experimentado, que ha permitido que las empresas se capitalicen paulatinamente mediante los beneficios retenidos". En concreto, el capital social se incrementó en un 8% gracias en gran parte a la no distribución de las ganancias .

La deuda financiera se ha recortado en todos los sectores analizados durante el periodo, salvo en Servicios Auxiliares, en el que crece un 0,3%. Es especialmente llamativo el descenso que registran los Servicios Profesionales, de un 6,6%, y las empresas de Comunicación, de un 6,2%.

Alza en términos absolutos
Pese a un menor uso de esta vía, la deuda bruta, en términos absolutos, aumenta en una tasa anual acumulada del 19%, su peso sobre los fondos propios de las empresas ha bajado por la contención de las inversiones. Si bien, el estudio concluye también que en 2014, cuando la economía presentó mejores perspectivas, la deuda financiera bruta se eleva en casi un 50%.

Los expertos de Bravo Capital diseccionan también la estructura de financiación del tejido empresarial español. Así, destacan que en 2010 el 27% de las compañías no disponían de financiación a largo plazo en 2010.

El documento resalta que esta circunstancia "es un indicio de que las sociedades de alto crecimiento necesitan una mayor flexibilidad de las fuentes de financiación, debido a la dificultad de predecir entradas de cajas que son más inestables en firmas maduras". Además, añade que "esto puede conllevar un mayor riesgo por una estructura de balance, donde no hay gran equilibrio entre activos a largo plazo y fuentes de financiación a largo plazo".

En 2014 los préstamos a largo representaban un 15,7% de los activos de las compañías, cuatro puntos menos que en 2010.

Fuente: eleconomista.es

 

Volver a noticias

Esta web utiliza cookies para mejorar la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información Aceptar