La rentabilidad de las inversiones

07 September 2015

Cuando planificamos una inversión, hay criterios que son fundamentales antes de tomar una decisión. Son tales como el riesgo, la financiación, el momento actual, el producto...pero, el más determinante de todos es la rentabilidad.

En términos financieros, la tasa de rentabilidad simple es el porcentaje del beneficio neto sobre la inversión total, siendo el plazo de recuperación de la inversión la inversión dividido los beneficios anuales. Con este rápido cálculo orientativo, cometemos errores que pueden poner en riesgo el dinero invertido.

Para calcular el plazo de recuperación de una inversión, hay que calcular el flujo de fondos (proyecciones financieras) y así comprobar cuando los retornos de dinero nos devolverían la inversión inicial. Este flujo de fondos tiene que considerar absolutamente todos los gastos e ingresos que se deriven de la actividad, incluidos los de las amortizaciones de instalaciones que existan, ya que en poco tiempo habrá que hacer nuevas inversiones para ponerlos operativos. Además, datos como incrementos de gastos generales, la canibalización de otros productos que ya tenemos, los gastos de I+D invertidos en el estudio del proyecto.

¿Dónde se suelen cometer errores que pueden llevar al fracaso del proyecto? La respuesta es clara: En la tesorería y más concretamente en las necesidades operativas de fondo: Incremento o disminución de deuda, de inventario, de días de pago y de cobro. Como ejemplo, decir que si estamos cobrando a 90 días y pagando a 30 y no lo hemos planificado así, necesitaremos reforzar la liquidez de la tesorería, habitualmente con pólizas de crédito que tienen un interés determinado que impacta directamente en balance y cuenta de resultados planteando con facilidad dificultades para pagar y a su vez de suministro de proveedores.

Las PYMES que no tienen bien estructuradas sus finanzas porque se conforma con los datos y el imprescindible asesoramiento contable, corren riesgos de supervivencia si no tienen previsiones sólidas del alcance de este problema.

Fuente: Tomás Herrera Suárez

 

Volver a noticias

Esta web utiliza cookies para mejorar la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información Aceptar