Motivaciones en las personas como motor de la empresa

23 June 2015

Las empresas se dedican a satisfacer las necesidades humanas. Estas empresas, están formadas por personas que dedican su esfuerzo a cambio de parte de los recursos generados o dinero. Si profundizamos en esta idea, nos daremos cuenta de que no todo es dinero para las personas que componen la empresa, ya que si así fuera, los cambios serían constantes. Hay algo más....

Lo primero que nos preguntamos es ¿Qué incentivos hay que darle a una persona para que desarrolle un trabajo y como se cuantifican?. La respuesta de base es "dinero", pero...¿Cuanto?. Esta respuesta es compleja debido a que hay personas que renuncian a cotas más altas de retribución no sobrepasando ciertos puntos de producción. Es por lo que hay que empezar a pensar ¿Qué más es necesario para que las personas estén motivadas?.

La empresa es algo más que un ente productor... es también una organización social. En ella, interactúan personas que tienen diferentes ideas, patrones, conductas, formación y valores. Todas ellas tienen necesidades distintas, que la empresa tiene que tener en cuenta si quiere que la organización se desarrolle para generar cada vez más valor. Estas necesidades son externas (materiales) e internas (inmateriales). Las necesidades externas son controlables desde el exterior, como los incentivos (dinero) y las internas son el resultado directo del esfuerzo de la personales, como pueden ser el alcanzar un objetivo.

Pero, ¿Donde encajamos la motivación humana de tener como objetivo el satisfacer las necesidades de los demás? Esta es quizás una de las motivaciones más importantes de las personas. Hay equipos de ventas que con un producto en el que creen, obtienen unos niveles de rendimientos muy potentes. Ese mismo equipo de ventas con un producto que piensan que su competencia es mejor, terminan con unos niveles muy altos de frustración.

Las motivaciones son los empujes que hacen que las personas se desarrollen para alcanzar un objetivo que cubra sus necesidades. Las necesidades humanas son materiales (tener cosas), inmateriales (logros) y afectivas (sentirnos útiles o queridos). Estas necesidades no tienen un orden concreto, todas están presentes en las personas y siempre estamos tratando de encontrar un equilibrio que las cubra.

Todo esto pone de relieve la calidad y la capacidad de los equipos directivos. Para que las empresas creen valor, es necesario que las personas tengan equilibrio en sus necesidades. Es un equilibrio que está constantemente readaptándose. Las personas son el motor de la empresa, si cuidamos a las personas y las hacemos crecer, con toda probabilidad, tendremos éxito.

 

Fuente: Tomás Herrera

 

Volver a noticias

Esta web utiliza cookies para mejorar la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información Aceptar